24 agosto 2015 Seguridad, Windows

Windows Update

La polémica ya lleva servida desde hace semanas. Y es que muchos usuarios han encontrado en Windows 10 herramientas para espiar a los usuarios. Al parecer, los más expertos afirman que el nuevo sistema operativo de Microsoft estaría enviando información acerca de todo lo que hacen los usuarios: desde las URL a las acceden hasta lo que escriben. Algo que no ha sentado bien a los clientes, y que está provocando que más de uno decida no actualizar.

Son muchos los usuarios que siguen utilizando Windows 8.1 y Windows 7. Aunque lo más sorprendente es que estas versiones podrían haberse apuntado, también, al espionaje de usuarios. Al menos, eso es lo que se afirma desde los medios de comunicación. La culpa la tendrían las recientes actualizaciones, destinadas a enviar información a Microsoft sobre las actividades que está llevando a cabo la gente.

Tal y como confirman los últimos informes, las actualizaciones KB3075249, KB2505438, KB3080149, KB2670838, KB2952664, KB2976978, KB3021917 y KB3035583 estarían siendo usadas para recolectar información personal de los usuarios, enviando la misma a los servidores de Microsoft. De momento no se sabe a ciencia cierta qué datos estaría filtrando. La compañía de Redmond, por su parte, no ha hecho ninguna aclaración al respecto.

Hay que tener en cuenta que estas actualizaciones no son imprescindibles para el uso de los sistemas operativos, por lo que somos libres de instalarlas o no. En cualquier caso, es recomendable no instalarlas hasta no saber con exactitud lo que hacen. Por supuesto, durante las últimas horas obtendremos más información sobre su funcionamiento.

Vía | Techworm
Imagen | Stephen Edgar

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *