4 septiembre 2017 Internet, Seguridad

Instagram

Hace unos días hablábamos del último ataque a Instagram, gracias al que se habían podido vulnerar decenas de cuentas verificadas y pertenecientes a famosos. Pues bien, los últimos números publicados indican que el ataque va mucho más. De hecho, los robos de datos no se han centrado en cuentas verificadas, sino que también han llegado a usuarios casi completamente anónimos.

Varias horas después del anuncio del ataque se encontraba en Internet una base de datos, llamada Doxagram, en la que se vendían las contraseñas de las cuentas atacadas por un precio de 10 dólares, cada una. Esto significa que cualquiera con el dinero suficiente podía comprar las contraseñas que considerara convenientes, eligiendo en un fichero con seis millones de cuentas conseguidas. Y estas, por supuesto, habían sido robadas utilizando una vulnerabilidad previamente presente en Instagram.

La situación es aún más grave si tenemos en cuenta que algunas contraseñas coincidían con las de servicios atacados previamente, permitiendo a los atacantes acceder a más información privada de los usuarios. Lo que ha pasado es muy delicado debido a que la información de los usuarios, sin importar si son famosos o no, está en peligro.

En un principio, Instagram ya debería haber trabajado con el fin de solucionar las vulnerabilidades que se usaron en su día. Eso sí, recomendamos cambiar las contraseñas que utilicéis en los diferentes servicios online con el fin de evitar más problemas en este sentido.

No es la primera vez que se ataca con éxito una red social. Y tampoco es la primera vez que recomendamos a los usuarios tener mucho más cuidado con sus datos personales. Parece que, en cuestión de privacidad, tanto empresas como particulares todavía tienen mucho que aprender.

Vía | Tech Times
Foto | Pixabay – Wokandapix

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *