1 septiembre 2015 Seguridad, Windows

Windows

Últimamente, Microsoft está teniendo bastantes problemas con la privacidad de los usuarios. No es que los esté atacando directamente, es que está utilizando sus sistemas operativos con el fin de recabar la mayor cantidad de información sobre la gente. Algo que, evidentemente, no está gustando en exceso.

Como ya sabéis, Windows 7 y 8 ya tenían herramientas que enviaban información a la empresa. Datos técnicos por lo que, en mayor o menor medida, no teníamos que preocuparnos. Sin embargo, las alarmas empezaron a saltar en abril de este año, cuando las dos versiones recibían la actualización 3022345, la cual instalaba el servicios de Seguimiento de Diagnósticos. El mismo recolectaba información sobre el Programa de Mejora de la Experiencia del Usuario. Pero eso no es todo, ya que también guardaba y enviaba datos sobre terceras aplicaciones.

También hubo otra actualización, la 3075249, dedicada al sistema de seguridad UAC. De nuevo, se guardaba y enviaba información del usuario.

Las verdaderas preguntas residen en que el servicio de Seguimiento de Diagnósticos es muy parecido al de Windows 10, filtrando información privada que no se ha detallado hacia los servidores de Microsoft. Las conexiones se realizan con el protocolo HTTPS, lo que significa que es difícil examinar los datos. Incluso evita el uso del archivo HOSTS.

Los usuarios de Windows 7, 8 y 10 podrían tener un problema más grave de lo que parece. Su información personal estaría siendo enviada a Microsoft con intenciones desconocidas. Ya hay varios investigadores intentando desvelar qué es lo que se comparte con la empresa. Eso sí, esperamos que la propia compañía se mencione al respecto y aclare el tema. Tampoco estaría mal que se publicaran herramientas para controlar los datos compartidos.

Durante los últimos años la privacidad de los usuarios está siendo casi inexistente. Son muchas las aplicaciones que comparten datos sin que lo sepamos. Al final va a ser mejor pensar dos veces antes de escribir nada con el teclado.

Vía | Ars Technica
Foto | Wikimedia Commons – Microsoft

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *