22 septiembre 2011 Linux, Windows

En un giro realmente inesperado, toda la popularidad repentina de Microsoft y el buzz que ha generado Windows 8 pueden venirse abajo gracias a ciertos rumores de que Windows 8 no permitirá compartir el arranque con otro sistema operativo.

Todo ello gracias a ciertas nuevas características de Windows destinadas a proteger la seguridad del sistema operativo, que harían literalmente imposible que, por ejemplo, una distribución Linux pueda compartir el arranque con Windows 8. Tales características tiene que ver con llaves digitales que no permitirían otro sistema operativo.

Una de las primeras reacciones ha sido de parte de la comunidad Linux. Uno de los desarrolladores de RedHat ha dicho que:

No hay una autoridad centralizada acerca de estas llaves UEFI. Si la llave de un fabricante es instalada en un ordenador, la única manera de liberar estas llaves sería de parte del fabricante del equipo. Un equipo puede tener varias llaves instaladas, pero si no se consigue liberar a ninguna de ellas para instalar tu código, entonces no podrá instalarse. Y si un sistema se entrega de fábrica solamente con las llaves de Microsoft, no cargará ninguna distribución de Linux.

Además de la antipatía que despertaría Microsoft con estas “medidas de seguridad”, se ganarían nuevas demandas e investigaciones sobre monopolio en todo el mundo. Creo que el tema va a dar que hablar, así que esperamos una pronta respuesta de Microsoft (que todavía no la ha dado) al respecto.

Vía | The Next Web

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 22 septiembre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *