1 agosto 2017 Linux, Mac, Seguridad

Ordenadores

Cuando escuchamos hablar de los ataques a la privacidad que han realizado las agencias de seguridad, los comentarios casi siempre se centran en teléfonos móviles y el sistema operativo Windows. Sin embargo, las garras de estos ataques han ido más allá, incluso a equipos en los que ni siquiera pensamos. Tengamos en cuenta, por ejemplo, que Linux y Mac son dos sistemas operativos que no tienen una cuota de mercado especialmente grande. Aunque estos tampoco se salvan.

La agencia Vault 7 ha confirmado algo en lo que no pensábamos mucho: la CIA también ha atacado versiones de Linux y Mac. La operación, denominada Proyecto Imperial, se basaba en la construcción de tres herramientas cuyo fin era vulnerar de manera remota equipos que contaran con Linux y Mac instalados como sistemas operativos. Para Mac se habrían desarrollados dos aplicaciones: Achilles y SeaPea. En Linux estaría presente Aeris. Sin embargo, hubo un cierto éxito en los ataques.

Entre las posibilidades que habrían incluido este tipo de herramientas en cuanto a Mac estarían la monitorización del uso que se hacía de los ordenadores, el almacenamiento de la actividad, y la compartición de los datos que se estaban almacenando. También había un troyano para las imágenes de disco y un rootki, camuflado como un componente más de iTunes, y que no era posible eliminar. En el caso de Linux hablamos de una puerta trasera que daba acceso al sistema operativo.

En un principio el éxito de estas herramientas ya debería haber sido bloqueado, por lo que los usuarios pueden respirar tranquilos. Eso sí, resulta curioso que un sistema operativo tan seguro como Linux haya sido vulnerado de esa manera. Parece que ya nada está a salvo.

Vía | Wikileaks
Foto | Pixabay – Tomasz_Mikolajczyk

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *