4 noviembre 2011 Herramientas, Windows

Desde Windows Vista, Microsoft ha incorporado una particularidad que no es demasiado conocida, pero que puede servir para mejorar la velocidad del equipo. Se trata de ReadyBoost, una característica que puede aumentar la velocidad del equipo mediante el uso de espacio de almacenamiento, en la mayoría de las unidades flash USB y tarjetas de memoria flash.

ReadyBoost ha tenido su cuarto de hora a la salida de Vista, pero pocos se acuerdan de que ha permanecido en Windows 7. En teoría, nuestro equipo aumentaría sensiblemente su velocidad y lectura de discos, accediendo a una memoria portátil. Las ganancias de velocidad se reportan desde muy pequeñas, hasta ganancias de aproximadamente el 50%, de acuerdo al tipo de equipo.

Hay que tener en cuenta que no todas las memorias USB pueden ser usadas con ReadyBoost. Ante todo, tiene que tener al menos 256 MBs de capacidad y una velocidad de lectura de 2.5 MB/s, y 1.75 MB/s de escritura. Lo interesante es que Windows 7 puede usar un array de hasta 8 dispositivos, con un máximo de 256 Gbs para uso del sistema.

A pesar de que una memoria USB o tarjeta flash ofrece acceso más rápido que un disco duro, un módulo de memoria RAM es mucho más rápido que cualquier otro medio para la velocidad del sistema. Por ello, la mejor manera de subir la velocidad es ampliar la RAM por la cantidad máxima, si es posible, que admita nuestro sistema.

ReadyBoost puede haber dado buenos resultados para ciertos usuarios. ¿Has probado alguna vez ReadyBoost? ¿Te ha dado buenos resultados?

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 5 noviembre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *