20 septiembre 2011 Internet, Linux

Hace pocas semanas me he decidido a descargar y a probar una pequeña distribución de Linux que hoy por hoy, ya logra más de 20.000 seguidores en Facebook. Este pequeño sistema operativo es Jolicloud, el primer sistema operativo que dice trabajar directamente desde la nube.

La primera fase de mi experiencia personal con Jolicloud fue encendiendo el ordenador desde una llave USB con Jolicloud previamente cargado en ella. La instalación en memoria es muy fácil, con tu nombre de usuario previamente dado de alta en el sitio de Jolicloud o simplemente con tu cuenta de Facebook. Prácticamente cualquiera puede usarlo desde el USB. Consume muy poca RAM y es medianamente estable, salvo por algunos lapsos en que parece que el sistema se congela por dos o tres segundos. Se puede instalar en el disco duro, con doble arranque con Windows u otro SO, o usarlo desde USB o live CD.

El sistema prácticamente es una mezcla de navegador y sistema operativo con acceso local al disco y a las aplicaciones, que no son ni más ni menos que sitios de Internet. Youtube, Flickr, Facebook, Twitter… la idea es que cada ícono del escritorio sea un sitio en la red al que accederás rápidamente y en donde todos tus datos estarán guardados en ella. Puedes instalar nuevos programas a través de la consola o seguir engrosando la lista de aplicaciones de Jolicloud, mediante descargas e instalaciones fácilmente ejecutables; no tardas más de diez segundos en instalar un nuevo acceso directo a alguna aplicación.

Jolicloud requiere que siempre estemos conectados a Internet para poder sacarle el mejor partido, que lo tiene y mucho. Pero después de 8 días de uso, durante un par de horas por día, acabaron saliendo a flote los defectos de Jolicloud. Ni siquiera puede iniciar si no hay conexión y, obviamente, si no hay señal de internet en donde estemos, nuestros datos no existen, literalmente. El sistema se ha quedado trabado muchas veces con notorios problemas de adaptación de controladores en mi equipo. Hay que tener en cuenta a los centenares de equipos que Jolicloud soporta (de hasta 10 años atrás) de acuerdo a sus creadores y al gran trabajo hecho con los controladores de cada uno, a pesar de los repentinos cuelgues.

Para sacarle mejor partido a Jolicloud, lo ideal es un portátil de al menos 1GB de memoria, con solamente Jolicloud instalado en el disco usando asiduamente Internet como medio de almacenamiento de tus archivos. Jolicloud es efectivo, aunque creo que aún no hay que confiar ciegamente en la nube ya que el concepto todavía no ha madurado lo suficiente, ni es tan seguro como muchos creen.

También te puede interesar

Comentarios

1 comentario

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 20 septiembre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *