9 septiembre 2011 Windows

El siguiente vídeo muestra lo rápido que arranca Windows 8: Menos de 10 segundos. Este tiempo lo dice quien escribe estas líneas, pero lo podéis comprobar vosotros mismos. Asombraos con el vídeo, y luego vamos por los matices…

Lo que muestra el vídeo se consigue hibernando la sesión del núcleo del sistema a pesar de que físicamente estamos frente a un apagado completo del ordenador, el cual durante el proceso de arranque precisamente sólo para esto: para el arranque, pero en vez de buscar / escribir / cargar esto / cargar lo otro, descongela algo que “ya estaba en marcha” para entendernos.

El sistema saca todo el rendimiento del procesador del ordenador y no sólo de los pensados para Windows 8, sino de los ordenadores que lo soporten, así que en proporción, podríamos hablar de que la potencia de arranque de Windows 8 se reflejará en cualquier ordenador, insisto, proporcionalmente en términos de velocidad.

Ahora faltará ver si este rápido arranque perdurará para siempre, o bien se ralentizará a medida que pase el tiempo y el ordenador se llene de aplicacioones, archivos etc. Y falta ver también hasta qué punto el sistema es 100% operativo nada más arrancar, o si se van iniciando procesos en segundo plano.

En las demostraciones todo suele ser brutal, pero puesto en el entorno de cada usuario, las cosas suelen cambiar…

Vía | Blogs MSDN

También te puede interesar

Comentarios

1 comentario

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 9 septiembre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *