4 noviembre 2012 Actualizaciones, Herramientas, Windows

Llevar con nosotros nuestro propio sistema operativo no es algo que sea nuevo con Windows 8 To Go; lo podíamos hacer en Linux, desde USB, CD y hasta diskettes e incluso Windows XP tenía una versión que funcionaba sin instalar.

Ahora hablamos de Windows 8 y de la versión Enterprise que se puede meter dentro de un USB de 32 Gb. La utilidad de este sistema portable supuestamente está dirigida a entornos empresariales, en donde se espera que Windows 8 comience a ser desplegado en masa. Una característica nativa de Windows 8 que en las últimas horas ha comenzado a recibir la atención de la prensa especializada.

Microsoft recomienda tres modelos de USB para Windows 8 To Go: Kingston Data Traveler Ultimate, Western Digital My Passport Enterprise y Super Talent Express RC8. Se ha reportado que otros modelos de USB 2.0 han servido para instalar el SO, aunque pueden ser un poco más lentas en el acceso de datos. Sin embargo, las limitaciones vienen del mismo Windows, ya que no se podrá acceder a los discos internos, el módulo TPM no se usa, se desactiva la hibernación (aunque puede ser activada manualmente), se desactiva los puntos de recuperación del sistema, el reset y la tienda de aplicaciones; posiblemente, lo que más preocupe a un técnico de soporte es que no están disponibles los discos del ordenador, tal vez un problema a la hora de recuperar archivos.

Lo necesario para hacer el USB booteable con Windows 8, es una llave de al menos 32 Gb, el disco de instalación de Windows 8 y que la versión Enterprise de Windows 8 esté ejecutándose, aunque de acuerdo a Microsoft también puede hacerse desde Windows 7.

Quien quiera ejecutar un script especial con Windows To Go, tiene la posibilidad de hacerlo desde la línea de comandos, aunque el proceso es un poco más complicado, ya que debemos hacer que el USB desactive los discos rígidos del ordenador huésped, de manera manual.

También te puede interesar

Comentarios

1 comentario
  • Elies - Malavida

    Ésta me parece muy buena idea. Podría generalizarse de una vez el uso de sistemas operativos portables aparte de los Linux, que ya lo llevan siendo desde hace tiempo. Eso sí, como bien decís, que no se puedan utilizar los discos internos es un obstáculo más que importante porque ralentizará todo el trabajo con él.

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 5 noviembre 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *