28 agosto 2015 Actualizaciones, Windows

Windows

Uno de los problemas que hemos encontrado en Windows 10 es el hecho de que no podamos decidir si actualizar o no las aplicaciones de la tienda de Windows. Esto significa que, en todo momento, debíamos tener la última versión, sin poder quedarnos en una en concreto que, por ejemplo, nos funcionara bien. Una limitación que ha echado para atrás a muchos usuarios.

Ya sabéis que en Microsoft están intentando hacer las cosas bien, por lo que se han puesto manos a la obra con el fin de quitar esta obligatoriedad. Y es que gracias a la última actualización del sistema operativo ya no será necesario actualizar las aplicaciones de manera obligatoria. El usuario será el que decida si estar con la última versión o no.

La última actualización para Windows Home permite desactivar las actualizaciones automáticas de aplicaciones de la tienda Windows. De hecho, si marcamos esta opción el propio sistema nos informará de que existen nuevas versiones, aunque no las instalará de manera automática. Seremos nosotros los responsables de ponerlas en marcha e implementarlas en el sistema.

La libertad en este aspecto es un avance muy importante, aunque está claro que la empresa todavía tendrá que ponerse las pilas si quiere seguir consiguiendo usuarios. Muchos de las personas que han actualizado han admitido que quieren que las actualizaciones automáticas del sistema operativo (los parches de Windows Update, por ejemplo) no sean obligatorias. Quieren decidir cuando se descargarán e instalarán. Una opción que, por el momento, no está disponible.

Es evidente que las actualizaciones automáticas obligatorias no son buena idea. Más que nada porque existen muchas ocasiones en las que son totalmente inestables, provocando aún más problemas. Microsoft debería trabajar en este aspecto.

Vía | Softpedia
Foto | FlickR – Pete

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *