11 septiembre 2015 Windows

Windows 10

Actualizar a Windows 10 ha sido una tarea bastante sencilla. Solo había que aceptar la reserva y esperar a que todos los ficheros se descargaran para proceder a la instalación. Una descarga que, según las conexiones, podía tardar varias horas. Pero los usuarios no han pensado en una cosa: ¿qué sucedía si no se aceptaba la reserva? En un principio, nada. Simplemente el programa de actualización se paralizaba.

Eso no ha sido lo que se han encontrado aquellos que han estado investigado un poco en sus discos duros. Al parecer, aún sin haber aceptado la reserva, han visto que la carpeta $Windows.~BT existe. Y lo más sorprendente es que los ficheros de instalación también estaban dentro, lo que quiere decir que el contenido se había descargado aunque la reserva no hubiera sido confirmada.

La operación no es especialmente buena por varias razones: para empezar, se consume ancho de banda para transferir los archivos. Por otra parte, también se ocupa una pequeña parte del disco duro. Hay que tener en cuenta que existen usuarios que no tienen una conexión a Internet muy potente, a lo que hay que añadir que el espacio en disco a veces tampoco es grande.

Por el momento, desde Microsoft no se ha dicho nada al respecto, aunque la previsión es que la descarga ya no se realice de esta manera próximamente. En cualquier caso, sabed que el borrado de los ficheros de instalación se puede realizar de manera manual, por lo que no deberíais tener mayores inconvenientes al respecto.

Vía | Ghacks
Imagen | FlickR – okubax

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *