10 marzo 2015 Windows

Windows 10

Si habéis probado Windows 10, os habréis dado cuenta de una cosa: el sistema operativo apenas recibe actualizaciones importantes. Básicamente, instalamos una Build, y tenemos que esperar casi hasta la siguiente para que se vayan implementando nuevas novedades. Algo que no está gustando a la gran cantidad de usuarios que están utilizando el paquete. Ellos quieren más parches. Tanto con mejoras como con soluciones a los problemas encontrados.

La última Build, la 9926, salió a disposición del público durante el pasado mes de enero. Desde entonces no ha habido muchas novedades. En un principio, Microsoft quería haber puesto a disposición de los usuarios una nueva versión a finales del pasado mes de febrero, pero no ha sido así. Al parecer, la compañía quiere ir sobre seguro y poner en marcha nuevas ediciones que, de verdad, estén terminadas (dentro de lo que cabe, claro)

Tal y como se ha confirmado desde la propia compañía, quieren corregir todos los errores que se vayan encontrando y publicando nuevas versiones sólo cuando estén seguros de que todo funcionará bien. No quieren poner en marcha una actualización, y que sea necesario más trabajo para solucionar nuevos errores que se hayan provocado.

Microsoft también ha comentado que están pensando en la posibilidad de publicar un canal de pruebas al que las actualizaciones vayan llegando más a menudo pero, claro, con mucha más inestabilidad. Esto permitiría que los usuarios puedan acceder a nuevas características más pronto, pero arriesgándose a tener más problemas.

Por el momento, la compañía de Redmond seguirá actuando como lo ha hecho hasta ahora: publicando pocas Builds, pero a la vez proporcionando una cierta estabilidad que, al menos, nos permita utilizar el sistema operativo. Ya sabéis que está prevista una nueva versión para este mes. Estad atentos.

Vía | Softpedia

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *