16 noviembre 2015 Otros, Seguridad

Privacidad

Los atentados sucedidos el pasado viernes 13 han calado bastante hondo en todo el mundo. En la actualidad, las investigaciones policiales siguen su curso con el fin de evitar sucesos similares. Algo que también está sucediendo en el mundo digital. Los principales gobiernos del planeta están intentando parar los movimientos que están sucediendo en la red, algo que se está llevando a cabo de una manera bastante simple: cortando la privacidad que tenemos en la actualidad. Lo más llamativo es que el Gobierno francés ya está investigando nuevas leyes.

Durante el pasado mes de mayo, el Parlamento de Francia ya respondía a los ataques contra Charlie Hebdo aprobando una ley que permitía la monitorización de llamadas de teléfono y correos electrónicos sospechosos de terrorismo. Todo eso, claro, sin la necesidad de la autorización de un juez. Sin embargo, todo va mucho más allá.

Las nuevas leyes obligan a los proveedores de servicios de Internet a instalar “cajas negras” diseñadas para analizar los protocolos que se utilizan para conectar a la red, extrayendo información sobre millones de personas que actualmente están utilizando Internet. Sin ir más lejos, la información estaría completamente disponible para las agencias de inteligencia. En ocasiones excepcionales, la ley permite al Gobierno rastrear las comunicaciones mediante teléfonos móviles en una determinada zona. Incluso se pueden grabar las llamadas y los movimientos de las personas que llevan los teléfonos.

Mencionar, también, la posibilidad de entrar en las casas de los supuestos terroristas con el fin de instalar micrófonos en los teléfonos, cámaras de vigilancia, keyloggers y dispositivos que capturen cada movimiento producido en los ordenadores.

No hay duda de que el Gobierno de Francia sigue estudiando nuevas leyes con el fin de rastrear todos y cada uno de los movimientos que se realizan en el mundo digital, los teléfonos móviles y los ordenadores. El fin es el de identificar posibles y próximos ataques, aunque muchos usuarios admiten tener miedo debido a la pérdida de privacidad que están sufriendo. Por el momento, nos mantendremos a la espera.

La privacidad de los internautas no pasa por un buen momento. Y hechos como los acaecidos el pasado viernes en Francia no hacen sino complicar aún más cosas. Desconocemos el punto hasta el que llegaremos, aunque empezamos a pensar que poco a poco nos estamos quedando sin libertad en la red. ¿Tenemos que comenzar a lamentar las pérdidas que estamos sufriendo?

Vía | Re/code
Foto | Pixabay – geralt

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *