12 abril 2012

Hibernar o suspenderCuando no estamos utilizando nuestro ordenador tenemos varias opciones. La primera que nos viene a la cabeza es la apagar el ordenador por completo. De esta forma el ordenador deja de consumir energía, pero además cuando lo volvamos a arrancar tendremos que volver a ejecutar todas las aplicaciones y abrir todas las ventanas que necesitamos. ¿Hay alguna opción para qué un ordenador no consuma energía pero cuando lo arranquemos de nuevo esté como lo dejamos la última vez? Sí que la hay y en este artículo de www.buenastareas.com nos explican cual es y la diferencia entre hibernar y suspender un ordenador que muchas veces se confunden.

Cuando ponemos un ordenador a hibernar lo que estamos haciendo es una especie de instantánea del estado en el que se encuentra el sistema, lo guardamos en el disco duro y el ordenador se apaga por completo. Es decir, con este modo el ordenador no consumirá nada de energía, pero cuando lo volvamos a arrancar todo volverá al estado en el que se encontraba antes de entrar en este modo. Aquí tenemos varias ventajas: dejamos de consumir energía, mantenemos todo como estaba durante el último uso y además conseguimos que el tiempo de arranque sea algo inferior a si lo apagamos por completo. Por otro lado tenemos la opción de suspender. En este caso el ordenador no se apaga por completo, sino que pasa a un estado de menor consumo pero algunos componentes siguen necesitan energía (por ejemplo la memoria RAM). Este modo consume menos energía que dejar el ordenador completamente encendido, y tiene la ventaja de que volver a activarlo es prácticamente instantáneo y además conserva el estado de nuestro sistema.

Por supuesto es recomendable apagar el ordenador por completo (o reiniciar) de vez en cuando, ya que de esta forma eliminamos todos los contenidos de la memoria RAM, cerramos procesos que puedan estar relentizando nuestros sistema o causando otros problemas. ¿Qué te parece? ¿Tenías claros estos conceptos?

También te puede interesar