10 noviembre 2015 Seguridad

Tim Cook

La noticia saltaba a los medios hace unos días, sorprendiendo a buena parte de los usuarios. Reino Unido comunicaba que quería acabar con el tráfico cifrado en el país. De esta manera, aunque los usuarios podrían utilizar las técnicas que consideraran oportunas, el Gobierno también tendría la oportunidad de forzar a las compañías de telecomunicaciones a entregar los contenidos descifrados. Es evidente que se trata, en cierta manera, de una locura. Toda la información estaría accesible a las autoridades, acabando de un plumazo con la privacidad en una pequeña parte de la red.

Tim Cook, uno de los trabajadores más importantes de Apple, ha saltado recientemente a la palestra con el fin de aclarar algunos conceptos. Y es que, teniendo en cuenta que Cook es uno de los encargados de la compañía, sería necesario que sus tecnologías de cifrado estuvieran “disponibles” para el Gobierno de Reino Unido. Eso, claro, en el caso de que la proposición se hiciera realidad. Algo que por otra parte se contradice con las políticas de seguridad del negocio de la manzana. Es decir, si les permiten conseguir acceso a los protocolos de cifrado, también estarían poniendo en marcha una vulnerabilidad.

Cook ha sido muy claro:

Queremos proteger a la gente que utiliza los productos, debemos cifrar. Podéis mirar alrededor y ver todos los fallos de seguridad que están sucediendo. Esas cosas se están haciendo más frecuentes. Debemos creer fuertemente en el cifrado sin puertas traseras. Los fallos tienen costes humanos, afectando a las personas en su economía, en su psicología y en la salud.

Parece que el máximo dirigente de Apple no está muy de acuerdo con la política que se quiere ejecutar en Reino Unido. También podríamos decir que, por el momento, la empresa no implementará tecnologías para que Reino Unido pueda acceder a los contenidos cifrados. Una nueva barrera para las autoridades.

Está claro que en los tiempos actuales el cifrado de las comunicaciones, en determinadas situaciones, es extremadamente importante e incluso imprescindible. ¿Conseguirá Reino Unido sus propósitos? Por el momento, apostamos por el no.

Vía | Telegraph

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *