19 septiembre 2013 Linux, Seguridad

linus

Durante el LinuxCon que se ha celebrado en Nueva Orleans, Linus Torvalds ha admitido que ha recibido una “invitación” de la NSA para incluir un backdoor en el código de Linux. El creador de Linux ha respondido así a la pregunta de un asistente, respondiendo que no, al mismo tiempo que asentía con la cabeza.

Si bien la pregunta puntual no ha recibido una respuesta más explicativa que la que ha dado Linus, han comenzado las teorías sobre la existencia o no de un backdoor. De momento, ningún desarrollador ni auditor del código se ha manifestado al respecto.

Lo cierto es que ni Linux Torvalds se ha salvado de tener algo que ver con la NSA. Teniendo en cuenta que Torvalds puede ser tan débil como cualquiera a la hora de recibir influencias de parte del gobierno americano, podría ser una posibilidad. Sin embargo, la comunidad Linux está compuesta por miles de desarrolladores que al mismo tiempo son auditores, que no estará de acuerdo en incluir código espía en el kernel Linux.

Luego de infectar de las maneras que ha querido a Windows, Android y Mac OS, la NSA ahora apunta sus cañones hacia Linux, un SO que al parecer no ha podido dominar aún a su antojo. Puede que el código Linux esté para siempre libre de puertas traseras, pero deberíamos estar atentos a puertas traseras por hardware, otro tema preocupante que se ha dado a conocer en las últimas horas.

Vía | Slashdot

También te puede interesar

Comentarios

1 comentario
  • Héctor - Malavida

    La cuestión es que la supuesta vulnerabilidad estaría en los mismos microchips, que acaban siendo componentes cerrados y por tanto imposibles de ver por cualquier auditor de código sin el fabricante del hardware de por medio. Que la humanidad dependiera de una sola persona y de su buena voluntad no me gusta un pelo.

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 20 septiembre 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *