25 marzo 2010 Comunicaciones, Curiosidades, Web

Facebook_sífilis

Es innumerable la cantidad de historias curiosas que la red nos proporciona, pero pocas veces nos habíamos topado con una como esta. En Gran Bretaña están estudiando la posible relación entre el aumento de los casos de sífilis en Sunderland, Durham y Teesside, y el uso del Facebook, ya que estas tres son las localidades donde más enganchados están a la red social con diferencia.

Tal es la relevancia que ha tenido esta teoría que el mismísimo director de salud de Teeside, el profesor Peter Kelly, ha afirmado que su equipo ha logrado conectar el uso de Facebook con la expansión de esta bacteria, especialmente entre mujeres jóvenes.

Ha habido un gran incremento en el número de casos de sífilis detectados con una mayoría de mujeres jóvenes como afectadas. He comprobado que la mayoría de estas personas conocieron a sus compañeros sexuales a través de estos sitios. Las redes sociales están haciendo que sea más fácil conocer compañeros para el sexo ocasional.

En estas tres localidades se ha detectado que la tendencia de los jóvenes a entrar en Facebook es hasta un 25% más alta que en cualquier otra zona de Inglaterra, pero aún así un portavoz de la compañía descartó totalmente cualquier viso de realidad en esta teoría:

La afirmación de que Facebook es responsable de la transmisión del sífilis es ridícula. Facebook no es más responsable de su transmisión que los periódicos de la falta de vista. Los informes de hoy exageran los comentarios hechos por el profesor e ignoran las diferencias entre correlación y causalidad.

Sin ánimo de jugar a ser un experto, la lógica parece dar la razón al portavoz de Facebook. Dudo mucho de que se pueda acusar a una red social de ser causa de la expansión del sífilis o de cualquier enfermedad entre la población. Quizá ya vaya siendo hora de que cada adulto asuma las responsabilidades de lo que hace por internet y ve por la tele en vez de buscar culpables por ahí dando palos de ciego.

En todo caso, es una historia bien curiosa.

Vía | Telegraph

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *