¿Apagar, hibernar o suspender?

¿Apagar, hibernar o suspender?

Escrito por: Fernando Alvarez    24 enero 2013     2 Comentarios     2 minutos

Explicamos los diferentes modos de cerrar sesión en Windows, además de apagar el ordenador por completo. Hibernar o suspender son las otras dos alternativas que nos da Windows para cerrar sesión. Ambas son válidas para reiniciar en cuestión de segundos o de manera casi instantánea, sin daño alguno al ordenador.

. La más extendida parece ser la de apagar por completo el ordenador, además de cerrar el sistema o la sesión, pero tanto las opciones de suspender como la de hibernar también tienen su lado positivo.

Vamos a ver de qué se tratan estas dos últimas opciones que he nombrado y cuales son sus ventajas. Cuando hibernamos el sistema se guarda una copia en disco del estado de la memoria, de modo que cuando prendas nuevamente el ordenador desde la hibernación el escritorio aparecerá tal como lo dejaste.

Si por ejemplo el navegador de internet o el cliente de correos es el primer programa (o único en algunos casos) que usas al comenzar el día, puedes dejarlos abiertos e hibernar el equipo. Cuando inicies nuevamente, ambos programas ya estarán abiertos. El inicio de una hibernación es mucho más rápido que en un arranque normal.

La suspensión coloca el equipo en un estado de mínimo funcionamiento. Es decir, se apagará la pantalla pero la memoria RAM, el procesador, la fuente de alimentación o los ventiladores continuarán en funcionamiento. Los componentes que permanezcan funcionando dependerán del tipo de suspensión que ejecute nuestro ordenador, según la especificación ACPI. El reinicio es casi instantáneo, aunque la desventaja de la suspensión es que algunas partes del ordenador continuarán funcionando y seguirán consumiendo electricidad o batería.

Lo más recomendable es apagar el ordenador si no se lo va a usar por muchos días, hibernarlo si estaremos alejados unas cuantas horas (al irnos a dormir, por ejemplo), o suspenderlo si solo va a ser un corto lapso de minutos en donde no usaremos el equipo.

Ninguno de los dos modos (Suspender e hibernar) causa problema alguno a Windows, sino todo lo contrario. Podrás reiniciar el equipo en cuestión de segundos, en lugar de esperar… lo que tengas que esperar para que Windows cargue por completo. Un buen consejo es hibernar cuando cuentes con un equipo algo antiguo que tarde más tiempo en iniciar Windows.

Y tú ¿Apagas, hibernas o suspendes? ¿Has tenido algún problema con alguno de los tres modos o simplemente eres de los que dejas el ordenador encendido durante meses?

TE PUEDE INTERESAR

2 comentarios

  1. adrian dice:

    Apago, si es cuestión de minutos bajo la tapa para hibernar, si es para rato apago eso libera memoria y da un poco mas de rendimiento al iniciar de nuevo el sistema

  2. Elies - Malavida dice:

    Buenos consejos lo de este artículo porque como bien se indica no siempre es la más adecuada la del apagado por completo. Creo que además puede interesar a cualquier usuario, al hilo de este tema, un programa como PC Off o WinOFF. Permiten automatizar tanto el apagado como el cierre de sesión o el reinicio. Son muy aconsejables si, por ejemplo, tenemos que marchar lejos del ordenador antes de que haya finalizado su tarea. ¡Un saludo!

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.